No dudamos de que el presidente AMLO tenga una auténtica intención de reducir la pobreza en el país. Es por ello que ha creado medidas basadas en subsidios a los NINIS, a los adultos mayores, y a poblaciones vulnerables. No obstante, la paradoja de este asunto es que ninguna de estas medidas es suficiente o siquiera efectiva cuando un país se empieza a hundir en una crisis económica. Esto se da por una sencilla razón: La desaceleración económica suele polarizar a la sociedad.

Cuando entramos a un periodo de bajo crecimiento económico e inflación, las clases bajas son las más desfavorecidas. Esta situación se explica por la pérdida de poder adquisitivo de la población más vulnerable; donde existe mayor desempleo, menor consumo, y suben los precios en insumos familiares básicos. Los micronegocios a su vez se debilitan ante el menor consumo de la clientela, la dificultad de acceder al crédito y la falta de liquidez por el alargamiento de plazos de pago de los clientes. Es así que las empresas chicas entran a un estado crítico y desaparecen, y las empresas grandes se consolidan para aumentar su tamaño.

De esta manera, se crea un estado crítico de pauperización para la clase trabajadora del país:

  1. Promedio salarial bajo: El promedio nacional de salarios entre trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ronda 10 mil 562 pesos mensuales
  2. Brecha de género: La brecha de género muestra que las mujeres ganan un promedio de 7 mil pesos mensuales, es decir un 30% menos que los hombres.
  3. La informalidad refuerza la pobreza: Al integrar los promedios salariales al resto de la población ocupada en el país ubicada en la informalidad, el sueldo promedio baja drásticamente a 6 mil 117 pesos mensuales.
  4. El salario no es suficiente para generar patrimonio: La mayoría de mexicanos no pueden comprar casa, se les va 61% del salario en renta
  5. Brechas económicas regionales: Nuevo León, Ciudad de México y Baja California gozan del sueldo promedio de 10 mil pesos mensuales, mientras que estados volcados a la economía primaria como Morelos, Oaxaca y Chiapas, presentan un sueldo entre 50 y 60% menor (los trabajadores hombres ganan entre 4 mil y 5 mil pesos, y las mujeres de 3 mil 500 a 4 mil 500 mensuales).
  6. “Paraísos fiscales” de informalidad: En cuanto a informalidad, existen también disparidades muy importantes. Oaxaca, Chiapas y Guerrero presentan niveles de informalidad de entre un 78 a 80.4% de la población ocupada; mientras que Nuevo León, Chihuahua y Coahuila tienen los menores índices de informalidad, con rangos que van de 35.6 a 36.7%.

Así, más allá de la situación de PEMEX y las calificaciones bajas que nos pongan las agencias internacionales, hay que ser conscientes de que existe un problema estructural más importante y urgente de resolver: La gran polarización que existe en la sociedad mexicana en materia económica-laboral.

Si esta brecha no se resuelve, la crisis política, violencia social y malos manejos de las finanzas públicas serán tan sólo consecuencias de este fenómeno que se manifestarán de manera continua.  

Comparte
Pin It
Viernes, Julio 13, 2018 Videos
Las PYMES mexicanas son grandes generadoras de...
Viernes, Mayo 11, 2018 Videos
En semanas recientes se dio a conocer la noticia...
Jueves, Mayo 03, 2018 Videos
Enrique Presburger habla sobre la ley que pondrá...